Unión Europea: luchar por la transparencia para una democracia plena

Diego Naranjo y Maryant Fernández
European Digital Rights (EDRi)

(publicado originalmente en El 4º Poder en red: http://blogs.publico.es/el-cuarto-poder-en-red/2015/12/03/union-europea-luchar-por-la-transparencia-para-una-democracia-plena/)

Bruselas es el epicentro de un proceso de toma de decisiones que afecta a más de 500 millones de personas y que casi nadie ve. A esta invisibilidad se suma la falta de transparencia en los procesos legislativos europeos. Los llamados “trílogos” y las negociaciones sobre los tratados comerciales son dos claros ejemplos de falta de transparencia, pero también una demostración de que cuando se lucha por ella, la democracia mejora.

Las trabas que hay que pasar para entrar a la sede del Parlamento Europeo en Bruselas son un buen reflejo de cómo funciona el proceso legislativo de la Unión: Mientras los turistas tienen las puertas abiertas al Parlamentarium –el centro de visitas de la Eurocámara– las casetas de obras bloquean la entrada principal del edificio desde hace semanas. Tal y como ocurre con estas barreras físicas, el acceso a los documentos oficiales se encuentra también tras varias barreras que hay que saber sortear.

Uno de los procedimientos más opacos, pero a su vez el más utilizado para aprobar nuevas medidas legislativas comunitarias, son los llamados “trílogos”. Los trílogos son una serie de reuniones entre un número muy reducido de representantes del Parlamento Europeo, del Consejo de la Unión Europea y de la Comisión Europea. Originalmente pensados como una vía excepcional para acelerar la toma de decisiones mediante acuerdos “informales”, estas reuniones a puerta cerrada liman y deciden los aspectos esenciales de la normativas comunitarias. Sólo aquellos que tienen contactos en las instituciones podrán tener acceso a los documentos, notas de reuniones y comentarios informales sobre las diferentes propuestas. ¿Y los ciudadanos?

Los ciudadanos tienen que recurrir a ONGs que tengan el peso, experiencia y conocimiento suficiente para poder tener también los contactos y recursos necesarios para acceder y analizar el material obtenido. Como es fácil de imaginar, la correlación de fuerzas entre lobbies y la sociedad civil es tal que mientras que unos luchamos para no ahogarnos en documentos de tres, cuatro o cinco columnas con las diferentes versiones de una normativa y seguir a tiempo las filtraciones que llegan de diferentes fuentes (Wikileaks, Statewatch de otras ONGs como EDRi), los lobbies tienen auténticos ejércitos de informantes, analistas y personal de comunicación para hacer llegar su mensaje.

Pero, si los trílogos son opacos, las negociaciones de los tratados de libre comercio (TTIP, TISA, CETA…) son el secretismo elevado a la enésima potencia. Bajo la excusa de que la publicación de documentos puede perjudicar las “relaciones internacionales” (especialmente entre la UE y los Estados Unidos), las negociaciones son confidenciales hasta el punto de que hasta hace poco, sólo una treintena de diputados (de un total de 750) tenían acceso a los documentos, si bien en una habitación especial en la que los teléfonos y los ordenadores no pueden ser usados.

Afortunadamente, hoy tenemos una novedad. Gracias a la presión pública y la creciente oposición a estos tratados comerciales negociados en la opacidad, la Defensora del Pueblo Europeo inició una investigación y consulta pública sobre la transparencia del TTIP, a la cual muchos respondimos. ¿El resultado? La Defensora del Pueblo ejerció presión para que haya más transparencia y la Dirección General del Comercio de la Comisión Europea elaboró una estrategia para lograrlo. Desde ayer, 2 de diciembre, todos los eurodiputados tendrán acceso a los documentos del TTIP y los mandatos de la Comisión en relación al TTIP y a TiSA han sido publicados. Mañana, el Comité de Política Comercial del Consejo discutirá sobre si hace lo mismo con el tratado comercial con Canadá, el CETA.

En cuanto a los trílogos, la Defensora del Pueblo Europeo también ha lanzado una investigación contra las tres instituciones involucradas. Grupos de activistas que incluyen a EDRi, Access Now, Access Info Europe, Corporate Europe Observatory, Statewatch o X-net han solicitado una reforma de los trílogos para que sean transparentes, abiertos y que los políticos estén sujetos al escrutinio público.

Los políticos europeos no pueden seguir dando la espalda a los ciudadanos y tomar decisiones de manera secreta. Para ello, la transparencia es fundamental. Luchar por la transparencia es luchar por la democracia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s