«Echaríamos a todo gobierno que nos pidiera los datos que le damos a Facebook»

Me entrevistaron para El Correo de Andalucía. Podéis ver la entrevista haciendo click en la imagen.

Diego Naranjo trabaja desde Bruselas para defender los derechos de la ciudadanía europea. / EL CORREO
Mesa redonda en el Parlamento Europeo en septiembre de 2016
Advertisements
Featured post

Trans-Siberiano: Días 9-13. La sombra de Lenin es alargada. Sevillanos, lago Baikal, Buratya y rumbo al Este

Novosibirsk fue útil como parada técnica y reponer fuerzas y de paso ver a Lenin con abrigo largo (se nota que estamos ya en Siberia) y conocer a Olga y Yulya, dos locales que me alejaron del cementismo y la calle central con 8 carriles a conocer el extraradio boscoso y universitario de Novosibirsk. La noche siguiente coincido con dos sevillanos y una francesa afincada en Málaga en mi mismo vagón y en el mismo vaso de vodka (donde fueres haz lo que bebieres).

Llegamos a Irkutsk, el campo base para ver el lago Baikal en Liltvyanska, donde me dirigí al día siguiente. Liltvyanska es Matalascañas con mas “chinitos”, y Matalascañas es Liltvyanska sin pescadoa ahumado, que diría Carlos Cano. Dicho sea esto, el lago Baikal es impresionante y una parada obligada en la ruta. Hice unos kilómetros de senderismo del Great Balkal Trail que fue un buen paseo y una oportunidad para ver la reserva de agua dulce más grande del mundo desde lo alto. Lo máh grande, que dirían en mi tierra.

El día siguiente la lluvia anegó mis planes baikalisticos así que me dejé acompañar por mi inesperada compañera de taxi Alexandra (un local que iba en nuestra dirección nos invitó a ella, que pasaba por ahí y a mí, y él se despidió con un “No Pasarán” en perfecto español con el puño en alto). Alexandra me llevó por su ciudad natal de Irkutsk (“un poco como París”, hiperbolizó ella) antes de dejarme comiendo en un restaurante de estilo soviético donde el camarero me emvodkó (como diría el genial Daniel Utrilla) y me dejó listo para mi noche de viernes en el banya, la sauna rusa. Ahí me azoté y me dejé azotar (costumbre local, donde fueres…) con mi rama de roble entre sauna y baño frío, y entre cerveza y cerveza (donde fueres.…).

Estación de Novosibirsk

Tras un increíble trayecto en tren a lo largo del lago Baikal llegué a Ulan-Ude, en la República Buryat. Los Buryat, un grupo étnico ruso de origen mongol, contribuyeron con un gran número de vidas a la victoria en la II Guerra Mundial (que aquí llaman “la Gran Guerra Patriótica”). Un inmenso busto de Lenin (que a mí me parece “asiatizado”) sombrea la soleada plaza. Desde Ulan-Ude la visita templo budista (ducan), a las afueras de la ciudad, más o menos me ayudó a olvidar que no pude encontrar billetes para ir al lago desde esta orilla. Y de ahí tren cama a Chita de mi camino a Blagoshevensk. Vladivostok ya se vé. Es un decir, quedan unos 2000 kms todavía…

Bustazo en Ulan-Ude

Trans-Siberiano: Días 6-8. Comienza Asia. Ekaterimburgo y Novosibirsk.

Perm me dejó el gusto agridulce de la visita al Gulag y una cena de pescado junto al rio Karma. Tras una fugaz visita al Parque Gorki, que dio pie a montarme en la noria para unas vistas de vértigo, tomé mi tren de 5 horas a Ekaterimburgo. Esta vez iba en tercera clase (voy alternando tercera y segunda) y mis compañeros fueron una pareja en su cincuentena larga, afables y de conversación fácil, y una joven con su perro, de los cuales el afable era el can.

Me escapé de la tormenta de verano cobijado en la estación

Llegué a mi apartamento, más céntrico que todo lo anterior, con ganas de ducha caliente y de lavar ropa, que ya tocaba (lo último más que lo primero). Intenté convencerme de dar una vuelta pero no caí en mi propia engañifa y pasé la noche horrorizándome, un poco más, viendo un documental de la BBC (hecho a los 50 años de la muerte de Stalin) con las purgas y deportaciones del “Padrecito de los Pueblos” que es aún recordado con cierta simpatía por traer a Rusia en 30 años lo que al resto de Europa le tomó 150 y por la masiva campaña de educación que creó escuela en los países socialistas

La tumba de Stalin junto al Kremlin en Moscú

Ekaterimburgo bien vale una misa, me dije al día siguiente. Y, como llevado por el diablo, me presenté allí dónde se fusiló a la familia del zar (perro de compañía inclusive). El antiguo hogar del ingeniero Nikolay Ipatyev, que fue usado como cárcel y parada final del tren zarista para Nicolás II y su familia, fue demolido y sobre su terreno se yergue hoy la Iglesia Sobre la Sangre (los rusos son poco dados a la sutileza).

Si bien los restos de la familia real fueron esparcidos lejos del lugar de ejecución (intentando evitar la creación de un lugar de peregrinación) aquí es donde se rinde el culto a la personalidad del Zar en un bello templo adornado con cuadros de Nicolás II en su faceta más campechana.

Poco más tarde, tras andar (o peregrinar, por la distancia) la avenida Lenin, se encuentra uno con su homónima estatua con pose como del entrenador quejándose de un penalti mal señalado al árbitro, o del que no se puede creer que le hayan metido un Kentucky Fried Chicken en su cara, como es el caso.

La primera ciudad asiática de Rusia, si viene usted del Oeste, claro está, me cargó de vitamina D (y de comida georgiana) a la par que me regaló vistas parejas desde la planta 52 (par) del hotel Vysotskiy.

Tras una inmerecida siesta (pero obligada por la comilona) conocí a Yulia, una profesora de francés nacida en Ekat’ (locales dixit) tan contenta de poder enseñarme la ciudad en francés como yo de no conversar via Google Translate. Dimos un paseo en la fresca noche de verano (Siberia se empieza a sentir) que acabamos viendo a rusos bailar salsa en las puertas del Centro Cultural Boris Yeltsin. La “loca noche” de Ekat no dio para una secuela de la resaca moscovita sino, mucho mejor, a la conversación más fluida desde que comenzó el viaje.

La discoteca CCCP (“URSS”) de Perm ponía música de los 80-90

A la mañana siguiente, rumbo a la estación con víveres como para alimentar a medio tren en mi viaje de 24 horas a Novosibirsk. À suivre

Trans-Siberiano: Dias 2-5: De Suzdal a Perm…Y el Gulag Perm-36

– Yeltsin very bad

– And Gorbachov?

– Gorbachov very very bad

– And Putin?

(checks Google translate)

– Very very corruption

(Conversación con un camarero de Perm)

Suzdal y Vladimir fueron dos buenos entrantes para el viaje.

Desde Vladimir cogí el primer coche-cama del viaje, donde coincidí con Viktor (un simpático señor de Omskm con sonrisa dorada -por los implantes-implantes) y una camarera de Perm con sus dos niños. El viaje fue cómodo y dormí bien (esta vez iba en 2a clase) y pudimos tener cierta conversación entre Google translate y mi librito de conversación ruso. Tuve mi primer encuentro con el samovar (el permanente termo de agua caliente gratuito ypara hacer té) y, no menos importante, con la prodavnica (la camarera de piso del vagón) que hizo el viaje agradable y mantuvo el compartimento prístino.

Aperitivos en el tren

Llegué a Perm el mediodía siguiente y, tras un paseo laaargo por la tarde y el merecido descanso el día siguiente visité el único gulag wue queda en pie: Perm 36.

El himno soviético se cantaba cada mañana (Gulag Perm 36)
Gulag Perm 36
Gulag Perm 36
Gulag Perm 36

El viaje dio hambre así que acabé tomando pelmeny en la famosa Pelmenaya No.2 de Perm. Luego, paseo junto al rio.

Pelmenaya No2 (Perm)
Vistas desde el paseo del río Karma

Al día siguiente tren de 5 horas a Ekaterimburgo (ya en Asia) donde me esperan la tumba-iglesia de los zares (su lugar de ejecución convertido en templo), una panorámica desde una planta 52 y la fiebre del sábado noche rusa. Continuará…

Trans-Siberiano: Día 1. De Moscú a Suzdal.

Kremlin (Suzdal)

Tras un fin de semana en Moscú con mi amigo el periodista Antonio Navarro, el lunes cogí mi primer tren en la ruta del tran-siberiano.

Mi ruta es la línea roja de este mapa

En Moscú tuve tiempo de ver la momia de Lenin y repasar algunos sitios emblemáticos (Plaza Roja, Gorki Park) que ya visité en 2016. También hubo ocasión de vivir la noche moscovita (Soho rooms, Gipsy Bar, Pattiarchie) y algo de parque local cerca de Dinamo. El final del fin de semana fue, como no podía ser de otra forma, en un restaurante georgiano donde volvimos a comer más de la cuenta. Delicioso.

Como decía, el lunes cogí el primer tren (Moscú -> Vladimir, 90′) y desde Vladimir un bus a Suzdal, que es considerada una joya del Anillo Dorado de Moscú. El viaje fue muy bien, con un tren muy limpio y moderno (Wi-Fi, enchufes..). La llegada a Suzdal (45′ en bus local) fue sencilla, aunque al llegar a la estación hay que coger taxi ya que el centro queda a unos 20′. Una vez dejadas los bártulos en el hotel visité la ciudad.

Comí unos pelmeny regados con kvas en el Chasnaya, cerca del Kremlin. Luego visité éste y di un paseo a ver el resto de la ciudad.

Lenin, presente

Suzdal es un lugar muy turístico en Rusia, aunque no se nota al menos ahora en verano (grupos de turistas chinos aparte). Hoy martes he dado el último paseo y me he avituallado (chacina, tomates, pan, fruta, agua, sopas de sobre y, claro, vodka) para mi primer viaje en coche-cama: Vladimir->Perm: 16 horas. La distancia es tal (1227 kms) que la diferencia horaria es de 2 horas. Cuando llegue a Vladivostok en dos semanas la diferencia será de 10 horas.

Consejos breves para Atenas

Para comer a mí me gustó mucho un pequeño restaurante aque está junto al Mercado Central en un bajo (semi-sótano) aquí: http://goo.gl/maps/Z67uW La comida cambia cada día según lo que compre el dueño en el mercado y no hay menú, el hombre te pone lo que le da la gana y luego te dice un precio dependiendo de los platos que hayas comido y del vino.
 De paso pueden comprar yogur tradicional al peso muy rico en el mercado de enfrente.

Para visitar, aparte de lo típico, el barrio de Exarhia tiene su fama por ser el epicentro de los grupos de izquierdas. Tomarte un gyros en uno de los sitios de la plaza con una birra comprada en el kiosko era uno de mis pequeños placeres.

También por allí hay un restaurante muy barato. Está en  la calle Charilaou Trikoupi. No me acuerdo del nombre y no lo encuentro en el mapa pero si andan por allí lo verán. Es uno que hace esquina, tiene mesas fuera (verá muchos jóvenes) y es bastante estrecho. Comida excelente y muy buenos precios.

Una vez comidos recomiendo una visita al monte Likavitos, también en Exarhia (o quizá antes de comer, porque hay que andar bastante). Las visitas son increíbles!!!

El Gyros más grande (y quizá más rico y barato) está en el barrio de Gazi. Tampoco soy capaz de encontrarlo pero lo verá porque está siempre lleno de gente y creo recordar que tenía un letrero grande con un gyros.

Consejos para Venecia

Venecia se disfruta nada más de patearla y patearla. Eso es su mejor oferta. Lo peor, como te podrás imaginar, es la jartá de turistas que hay a cada paso. Lo bueno es que, como en todo el mundo, se suelen concentrar en los sitios más típicos y rehúsan el callejeo aleatorio, que es lo que te recomendaría que hicieras.

Islas: Lo de ir a Lido está bien si entre los que vayáis hacéis una media de 80 años y vuestras declaraciones de la renta os salen a pagar cantidades de 7 o más cifras. Aparte de la playa (y no vas a ir a ver playas a Venecia…) no merece la pena.  De las islas de Murano, Burano y otras con la misma rima visité sólo Burano y estuvo bien, sobre todo si pasas del rollo de los cristaleros y vas a alguna taberna a tomar un café y ver ambiente veneciano de verdad.

-Aparte de los pocos sitios que te recomiendo abajo no pisaría ninguno sin referencias personales. El timo al turista en la región de Venetto no es una posibilidad trágica sino una tradición familiar sagrada. A lo cual añado una pega: Me cuesta mucho recordar un supermercado o tienda “normal” en Venezia (aunque las hay). En Lido están en la calle principal pero en Venecia están escondidas. Así que a menos que comas postales con mayonesa o bocadillo de máscaras de carnaval te recomiendo meter chacina variada en la mochila para los bocatas. Si no, con tomar algo en los sitios que os recomiendo vais que chutáis porque tampoco vais muchos días como pa jartaros de ellos.

Aunque durante mi estancia allí no salí tanto de Lido (donde estaba mi casa y la universidad) como quisiera, sí os puedo recomendar algunos sitios para ver/comer. El campo de santa margherita es la zona más juvenil de Venecia. En la misma plaza hay una pizzería pequeña que vende para llevar, que NO es un restaurante para guiris (no tiene sitio para sentarse dentro ni fuera), y que tiene buen precio y las pizzas están ricas. La reconocerás porque es la única con esas características en esa plaza. Mi recomendación es que os pilléis una pizza y a comer en los bancos que hay enfrente. . Estando en esa plaza, y mirando de frente a la pizzería, hay un pequeño callejón a la derecha que tiene una taberna pequeña con buenas “tapas” y vinos a precio razonable. La reconocerás porque verás muchos venecianos y estará petada dentro y fuera. Para una cena más “romántica” y en condiciones, la opción que recomendaban muchos compañeros del máster se llama “Paradiso Perduto”: http://www.tripadvisor.es/Restaurant_Review-g187870-d2102004-Reviews-Paradiso_Perduto-Venice_Veneto.html . Yo fuí allí sólo cuando nos graduamos y la verdad es que comimos bastante bien y a buen precio. Está en un barrio muy veneciano y os vendría bien dar un paseo por allí antes de la cena. Quizá haga falta reserva así que preguntad. Lo mejor de allí es la pasta con calamares en su tinta o con otros tipos de pescado/marisco.

Frente a la gondola, el traghetto: Supongo que muchos no estaréis motivados por la estafa de lo de la góndola, pero a la vez os gustaría montaros en una. La opción local y económica es el traghetto, que es la forma de cruzar ciertas partes de ciertos canales de Venecia. Vale 50 céntimos y os dará la experiencia de la góndola sin la estafa de la misma y con un sabor más indígena. La única vez que lo hice me llevó una amiga así que tendréis que preguntar en el hotel o algún veneciano. Merece la pena.

Otro barrio poco frecuentado por guiris es el guetto de Venecia: http://www.veneziasi.it/it/itinerari-storici-venezia/il-ghetto-ebraico-venezia.html . Por ahí hay muchas tabernas locales en las que me han dicho que se pueden comer bien pero no conozco ninguna de primera mano. Aquí el consejo es el mismo que para toda Venecia: donde se escuche a la gente hablando italiano y esté lleno, pa dentro. Otra cosa imperdible es el momento del aperitivo, que es el tapeo/ beber vino antes del almuerzo. De la lista que viene en esta web os recomiendo el que se llama “Al Ponte”, al que es fácil llegar y se come y se bebe a buen precio. Si vais a echar varios días podéis hacer visitas de un día a Verona, Padova y otros sitios que estén cerca en tren. Los trenes funcionan bien allí. Ojo, tenéis que picar el billete ANTES de montaros en unas maquinas que hay en los andenes.

Faut-il supprimer les prisons?

Aujourd’hui, les prisons font partie aujourd’hui de n’importe quel État moderne, qu’il soitdémocratique ou pas. Le débat sur les conditions d’emprisonnement ces dernières décennies a aidé à améliorer les conditions des détenus de façon générale. En plus, les systèmes alternatifs de punition (travail communautaire, amendes,…) sont aussi plus nombreux et moins pénibles qu’auparavant. Pourtant, quand on abordele sujet de la situation des prisons (surtout la surpopulation), il y a une question qui ne se pose presque jamais: faut-il les supprimer ? Est-ce que la prison permet de diminuer la criminalité ? Qu’est-ce que Michel Foucault voulait dire quand il a dit : « Les prisons sont des centres de recrutement pour l’armée du crime » ? Cette question n’est pas facile mais il faut la poser ouvertement.

Premièrement, il faut faire attention aux statistiques. Selon les chiffres officiels étudiés par un juge espagnol pour l’association andalouse de droits de l’homme APDHA, 42% des délits commis sont liés à la violation de la propriété privée (vols, cambriolages, braquages,…. ;4 % concernent des délits contre la santé publique (trafic de drogues) ; finalement, 24 % concernent des délits plus graves (viols homicides…). En d’autres termes, presque 8 prisonniers sur 10 sont enfermés à cause de délits liés à la pauvreté (petits délits -braquages-, souvent liés à la consommation ou vente de drogue). Après l’expérience de « rééducation » en prison, plusieurs des ces ex-prisonniers se trouvent dans le même environnement que celui dans lequel ils se trouvaient avant d’entrer en prison. La spirale pauvreté-criminalité-prison-pauvreté ne s’arrête presque jamais. C’est un des premiers problèmes.

En outre, quoique le nombre de délits diminue, les messages que j’entends sont souvent pour solliciter l’augmentation de la durée des peines. Si nous voulons vraiment diminuer la criminalité, d’autres chemins doivent être explorés. Premièrement, il faut que nous implémentions des mesures sociales pour diminuer les inégalités qui mènent à la criminalité. Deuxièmement, on doit réviser la durée des peines, spécialement pour les délits mineurs comme les vols. Finalement, nous devons lancer un débat en profondeur sur la légalisation des drogues et les possibles peines alternatives pour les délits liés à la consommation et vente de drogue.

Faut-il supprimer les prisons ? Angela Davis, l’historique activiste des droits de l’homme et professeure universitaire aux États-Unis se déclare abolitionniste et compare la lutte pour l’abolition des prisons avec d’autres luttes abolitionnistes de l’histoire de l’humanité. Si cette position est réaliste ou non n’est pas important. Le plus important est de permettre que ces questions fassent partie du débat que, comme société, nous devons avoir
avant de continuer la politique expansionniste qui promeut la création de nouvelles prisons pour enfermer le nombre croissant de pauvres.

Time to take our ePrivacy back

(A version of this article was originally published at https://blog.mailfence.com/time-take-eprivacy-back/)

We are already living in the future. Humans attacking robots, fridges leaking your passwords, mattresses that can tell you if your partner is cheating on you , dolls that can be used to listen to your children and “social networks” that experiment with your moods. How should the “real future” look like? That is the debate we are having right now.

After the adoption of the General Data Protection Regulation (GDPR), the EU will benefit from a (semi) harmonised set of rules to regulate how personal data can be used. But what about your right to privacy and the confidentiality of your communications? Will they be protected? Although the GDPR covers a wide range of uses of your personal data, another piece of legislation (called ePrivacy) regulates specific aspects of electronic communications.

The updated ePrivacy Regulation will deal with new aspects such as the Internet of Things, communication via messengers like WhatsApp, Signal, Facebook Messenger etc, tracking walls (the current status being “accept advertising, malware and viruses or you won’t be able to read the news”) and who can read your emails or access your devices. Should your email provider read your email to show personalised advertising? Should WhatsApp use your contact list to suggest new friends on Facebook? Should newspapers know what you read and which other websites you visit? That is the debate we are having now.

Unfortunately, the discussion has been dominated by the tracking and advertising industry based on a series of myths and on misleading data that has created a feeling that the digital media industry will be killed . However, as the Eurobarometer survey has shown, “72% of European citizens stated that it is very important that the confidentiality of their e-mails and online instant messaging is guaranteed”. By not having strong privacy laws we are being controlled by a duopoly of advertisers who will benefit from the millions of Europeans who can access the internet. On the other hand, by ensuring that ePrivacy goes beyond what the current legislation does and covers current gaps we can set higher standards for the EU, and indirectly for the rest of the world and take our ePrivacy back.

Read more:
https://edri.org/epd-faq/
https://edri.org/eu-member-states-undermine-e-privacy-proposal/

Blog at WordPress.com.

Up ↑